La gradación de dificultad en aguas bravas no la podemos considerar con la objetividad deseable, ya que son muchos y muy diversos los factores que en ella confluyen. Principalmente son una referencia para poder acceder a los ríos que se encuentran al nivel del palista.

Son muchos los aspectos que deciden a la hora de graduar un paso: el volumen de agua que porta el río, el desnivel, los obstáculos, el aislamiento, las vías de escape, la peligrosidad del rápido, la calidad de las aguas, la situación geográfica, así como todos aquellos elementos descritos a lo largo de este manual.

La gradación en el river SUP funciona desde el grado I al V, a partir de este grado el paso es considerado infranqueable. Los grados generales de un río se simbolizan en números romanos, y los tramos o pasos se gradúan en numeración común.

GRADO I: Se considera grado uno cuando las aguas son planas, pero en movimiento, no hay obstáculos y la superficie carece de olas o dificultades en su navegación.

GRADO II: La superficie origina contracorrientes y olas previsibles, aparece la espuma blanca pero carece de dificultad técnica. El cauce no posee mucho desnivel y el río ofrece innumerables líneas de navegación.

GRADO III: Aparecen los primeros obstáculos. Las olas suben de altura y el rio genera desnivel. Las líneas de navegación se reducen pero permiten el error. La dificultad técnica es mayor y no es apto para principiantes. Se necesita cierta pericia en el descenso. Los rebufos no son atrapones y carece de elementos potencialmente peligrosos. Los principiantes pueden bajarlo de rodillas en las tablas.

GRADO IV: Se requiere mucha experiencia. Las olas dejan de ser uniformes y fáciles, los obstáculos diseñan pocas líneas de navegación, aparecen deflectores y rulos más densos. El rápido genera aguas violentas y fluctuantes. Puede aparecer algún rebufo a tener en cuenta por su capacidad de retención. Es posible que se necesite maniobrar dentro del rápido.

GRADO V: Sólo especialistas, El rápido genera una sola línea de navegación. Las caídas pueden ser peligrosas, Imprescindible montar seguridad y se requiere de un estudio previo del paso, Pueden aparecer olas grandes, desplazamientos laterales de agua, turbulencias desestabilizantes y movimientos agresivos, así como rebufos que atrapan. Puede contener varios elementos peligrosos y el SUPer debe ser consciente de la posibilidad de accidente grave.

INFRANQUEABLE: Es todo aquel rápido que no es factible para SUP y supera las condiciones de navegación.

El volumen hídrico de un río se mide por metros cúbicos por segundo. Los grados pueden ir acompañados de un símbolo “+” que significa que es superior al grado marcado, pero no llega a alcanzar el siguiente grado.

Los ríos se ven muy alterados por las cantidades de agua que pueden portar y los grados pueden subir o bajar de dificultad. El grado no es directamente proporcional al volumen de agua que lleva el río. Puede ocurrir que con más agua el grado baje la dificultad o la suba. Los grados se marcan con los niveles medios de los ríos.

En la gradación internacional de kayak aparece el grado VI, algo inalcanzable para el mundo del SUP en ríos cuando esto se escribe.

 

 

 

Nadie ni nada puede contener la furia de las aguas, el agua siempre busca su camino e interrumpirlo supone enfrentarse al mayor de los elementos.

Treinta años llevo observando ríos, estos me hablan y me susurran. En su murmullo me advierten que lo que un día se nos antoja placentero, sinuoso y amable puede convertirse de un día para otro en un cauce devastador y aniquilador sin piedad ni freno, ellos solitos junto a los vaivenes telúricos socavan y modelan la tierra a su capricho dándole forma, convirtiendo su poder en la más bestia de todas las fuerzas.

No te pierdas esta oportunidad única de disfrutar bailando SWING y haciendo deportes de aventura, algo único e innovador que hemos lanzado en Kalahari Aventuras.

Los días 14 y 15 de Julio en Kalahari Aventuras presentamos la SWINGVENTURA, dos días donde vivirás una mezcla de experiencia bailando swing y realizando deportes de aventura. El viernes por la noche bailaremos SWING en la glorieta del pueblo. El sábado realizaremos un descenso en Rafting por el Río Cabriel, además de disfrutar de una de nuestras típicas barbacoas y por la noche swingbailoteo. Por último el domingo se realizará una segunda actividad(quien lo desee): Nuestro Paddle Surf en Río, del cual somos precursores, o un descenso en Kayak.

¡Las plazas son limitadas! Reservarlo llamanado al +34 606 414 985 no te quedes sin la tuya.

Mas información detallada sobre la SWINGVENTURA haciendo click aquí.

1 Disfrute en el trabajo. Este oficio no tiene sentido si no se divierte uno mismo. El guía difícilmente podrá transmitir ilusión si no comparte entusiasmo por lo que hace y convierte su trabajo en algo rutinario.

 

¿Y si el hambre estuviera gestionada por ellos mismos? Llevar a tu hijo/a de campamento siempre es una experiencia enriquecedora para el niño. Salir del ala protectora de los padres proporciona una autonomía que tarde o temprano deberá afrontar. La mayoría de los campamentos se venden como experienciales,

 

El rafting o balsa neumática se ha convertido desde hace años en la actividad de río más solicitada. Su tamaño, su flotabilidad y estabilidad ha hecho que todo el mundo pueda gozar de un descenso por un río de aguas blancas.

No importa la edad, ni la condición física, esta embarcación realiza el sueño de cualquier persona.

Una de las cosas más importantes que debes saber sobre el RIVER SUP.

Cuando navegamos por un río en una tabla de stand up paddle, debemos de preocuparnos principalmente de una cosa: COMO CAER. Aprender a caer es un arte que se aprende a través de la experiencia, pero aquí os vamos a resumir en unos pequeños consejos.

Descenso del cañón de los Perejiles. El río Cabriel posee en su recorrido un tramo muy especial conocido por el cañón de los Perejiles o la Perejila.  El descenso comienza bajo la presa de Villora y acaba en las colas del pantano de Contreras. El primer tramo son aguas bravas de clase 2º+ para luego abrirse y calmarse por los serpenteantes meandros a los pies de un cerro aislado llamado

Cabeza de Moya.

Serafín Zubiri es un famoso cantante y pianista ciego que no se amedrenta ante ningún reto por arriesgado que este sea. Ser ciego no es un problema ante la capacidad de superación que tiene, puede que el no ver le  reste ciertas cosas, pero le potencia otros sentidos de manera asombrosa.  Hace un tiempo vino a visitarnos a kalahari donde grabamos un programa con él de protagonista. la experiencia  fue increíble y nos lo pasamos bomba con él y el equipo de rodaje. Practicamos por petición propia el eskimotage (técnica para dar la vuelta al kayak sin salir de él) Descendimos parte del río Cabriel en kayak tandem  Una embarcación que utilizamos para descender en exclusiva el cañón de las Hoces.  Poder bajar este tramo tan fascinante sin tener experiencia en kayak y recibiendo todas las sensaciones en primera persona, es como saltar en un paracaídas tandem, el que va detrás lo controla todo, sin tener que preocuparte mas que de disfrutar de un paisaje salvaje y unas emociones a flor de piel. solo tienes que confiar en nosotros y dejarte llevar por nuestro guía, experto en el manejo de las aguas bravas y perfecto conocedor del aislado e indómito cañón.

Ven a probarlo o sorprende a alguien regalándole esta especial y exclusiva actividad este verano. (sólo julio y agosto)

4 horas de descenso – 20 km.- Precio 300 € – Todo incluido: comida, transporte, material, etc.

 

Es inconcebible no comparar el kayak de aguas bravas con el SUP de aguas bravas, pues ambos hablan la misma lengua, la de las aguas de un cauce en movimiento. Durante muchos años he practicado el piragüismo en ríos de toda índole. Desde hace algunos años, me dedico al descenso de ríos en stand up paddle y he podido apreciar las similitudes y diferencias de estos dos tipos de embarcaciones.

Sin duda, hay un elemento peligroso en ambas disciplinas, que a su vez nos permite unas segundas oportunidades. El leash a la tabla de SUP es lo que el eskimotage al kayak.

El leash, o invento, que es el cable que nos une a la tabla, es un elemento que puede ser letal si no se sabe utilizar en un río y si no se acompaña de un sistema de suelta rápida en el chaleco salvavidas o cintura. Este sistema de zafado rápido debe sujetarse en un lugar que nos permita acceder fácilmente en el supuesto caso de que el cable sufra un enganche contra un obstáculo. Cuando nos sucede una situación de éstas, el propio leash nos genera un efecto ancla y nos sumerge hacia fondo del río, debido a la fuerza de la corriente en oposición. Esa  es la parte nefasta de su utilización, pero la mayoría de las veces ese mismo cable nos sirve para acercarnos  la tabla rápidamente hacia nosotros y poder subirnos a ella. De esta forma podemos evitar los posibles golpes contra las piedras o nadadas largas y angustiosas.

El eskimotage (palabra que viene del idioma eskimal, como kayak o anorak) es la técnica que utilizamos para volver a la posición correcta ante un vuelco en piragua. Éste se efectúa mediante una remada especial acompañada de un giro de cintura, que evita la necesidad de tener que salir del kayak e ir a merced de las aguas en un rápido. Esta técnica algo compleja tiene un nivel de exposición alto, pues el kayakista se encuentra boca abajo hasta su consecución y puede ser vulnerable a un posible golpe contra las piedras del fondo.

Las dos situaciones son comparables en cierta medida y conviene dominarlas técnicamente, pues, como hemos dicho, no quedan exentas de riesgo, aunque en su correcta utilización minimizan el peligro que conlleva la práctica del descenso de ríos de aguas blancas.

Zapa Toni

Regálate unas pascuas activas en Kalahari, disfruta de los deportes de aventura que te mostramos en el cartel y si deseas algún otro, coméntanoslo, somos flexibles. El alojamiento se realizará en nuestros tipis o tiendas indias. una forma de conectar aun más con la naturaleza. nuestra base situada a escasos metros del pueblo de Venta del Moro. Es un enclave divertido y con todos los servicios de un pueblo, además las fechas coinciden con fiestas y tradiciones muy interesantes y genuinas durante estas fechas. 

Reserva tu plaza en el 606 414 985.

¡Te esperamos!

El próximo día 11 de marzo realizamos nuestro ya tradicional puenting naturista coincidiendo con el 23 aniversario de Kalahari.

Este es el cuarto año que venimos festejando esta divertida forma de celebrar nuestro cumpleaños, todo aquel que quiera hacer puente desnudo es invitado a arrojarse desde un puente.

Kalahari defensora de todas las libertades (mientras no perjudiquen a nadie) os propone sacar la tensión acumulada en un osado salto al vacío, como la madre naturaleza os trajo al mundo.

Condiciones: ponerse en contacto con la oficina mediante mail o tel. 689 599 506 y reservar tu salto habrá que ingresar los 35 € del coste del salto que será devuelto inmediatamente después de saltar.

¡Atención! Si alguien no se atreve a saltar desnudo o simplemente no se atreve, no le será devuelto el dinero. ¡¡Este es el reto!!

Los 15 primeros en reservar el salto les será totalmente gratuito, los que llamen más tarde deberán abonar la mitad del precio habitual.

También puedes saltar vestido pero debes abonar el salto integro.

¡Te esperamos en Kalahari!


Escapar siete días no es mucho tiempo, pero si te propones un viaje desorganizado puede dar para mucho. Una semana era el tiempo del cual disponía. Efectivamente, no era mucho, aun así era un buen tentempié para un viaje más lejano en un futuro.

¿Dónde y qué es lo que quiero ? me pregunté. Un buen clima, un lugar barato y a ser posible exótico y donde pudiera correrme una bonita aventura. De repente me llego la inspiración: el Nilo. Entré en fase de ensoñación… y en una hora fragüe todo mi viaje.

Un día para ir, otro para volver y cinco días bajando el río Nilo en stand up paddle, SUP. Siempre quise conocer Egipto ¿y quién no?. No quise informarme sobre el país, decidí conscientemente estar lo más desinformado posible, exceptuando un viejo libro sobre la historia de los Egipcios de Isaac Asimov que saqué de la biblioteca. Al contrario de planificar el viaje milimétricamente, sin apenas dejar espacio a la sorpresa, decidí dejarlo todo en manos de la improvisación, mi espacio natural, donde mejor me muevo y donde obtengo mis mejores resultados.

El terrorismo más reciente desaconsejaba un viaje a este país, pero eso me sonaba como lo de no visitar España en la época de ETA. Además, que hubieran matado a más de trescientas personas esa semana en una mezquita sufí indicaba que lo que les interesaba era la cantidad de asesinados. Yo iba solo, así que no les traía a cuenta. Durante el viaje pude comprobar el desastre de una economía donde basan toda la riqueza sobre un solo sector, el turismo: ¡Ojito!

El viaje empezaba mal… como todos los grandes viajes. Torpe de mí, perdí el vuelo de Madrid a El Cairo y tuve que sacarme otro vuelo rápidamente, con lo cual ya dejo de ser la ganga prevista.
Desde el Cairo tomé otro vuelo hacia Luxor, donde pretendía comenzar mi singladura, pero no, una exclusa rompía mi recorrido. Entonces decidí empezar en Aswan (Asuán en castellano) y ya veríamos donde llegaría…

Luxor me pareció insoportable, la cantidad de liantes por metro cuadrado superaba mi paciencia. Sin turistas, los buscavidas se hacían notar más y las constantes interrupciones en mi deambular por el zoco sobrepasaban lo esperado (me recordaban los tiempos de la medina de Fez). Varias veces se me insinuaron hombres lascivamente de una forma descarada, lo que me sorprendió en un país con fuerte presencia religiosa. Yo deseaba meterme al río lo antes posible, pero tuve que pasar la noche allí para tomar el tren a Aswan al día siguiente. Aun me dio tiempo de visitar el templo de Luxor y maravillarme de las estatuas, obeliscos, columnatas y, sobre todo, la escritura jeroglífica de sus muros.

El templo de Luxor data de las dinastías XVIII Y XIX consagrado al culto de la divinidad Amon- Ra, dios de los cielos, aunque todas las dinastías aportaron o quitaron cosas, desde Ramsés II, Akenatón a las dinastías ptolomaicas. Este yacimiento forma parte de la antigua Tebas, capital del alto Egipto.

Aswan es conocida por su famosa presa, una obra de ingeniería que revolucionó el mundo. Se acabó en 1970 y generó un lago de casi 500 kilómetros de longitud. Hubo que trasladar las ruinas de Abu Simbel para no ser inundadas y reguló las incontroladas crecidas del Nilo. Domesticaron sus aguas definitivamente, arrebatándole el limo que año tras año dejaba en sus campos una capa de fértil sedimento. Sorprende las aguas tan limpias que salen de sus fondos y que van degradándose poco a poco por la injerencia humana y los fertilizantes químicos que suplen el antiguo limo. ¡Una lástima! En el tramo que descendí puede decirse que las aguas fueron limpias en todo momento.

Aswan me pareció mucho más amable que Luxor. Durante el viaje en tren, entre los pocos turistas que había, conocí a una chica coreana que viajaba sola y que resultó vivir en Valencia. Enseguida la adopté o más bien me adoptó ella, pues me facilitó un hotel por tres euros. Por la tarde nos acercamos al puerto donde se nos ofrecían falucas (barcos veleros que surcan el Nilo desde la antigüedad) y cruceros. Me había preparado el viaje para poderlo hacerlo solo, en completa autonomía, pero ir acompañado de una faluca me empezó a gustar como ideay finalmente fue todo un acierto. Perdí un día de descenso, pero tampoco era importante, lo verdaderamente trascendente fue elegir bien la faluca con su tripulación. De los múltiples ofrecimientos elegí el que más buen rollo me daba y el que mejor viaje me podría dispensar, pues debíamos de compartir cuatro días juntos.

A la mañana siguiente nos pusimos en marcha. La coreana decidió acompañarme el primer día. Zarpamos del puerto fluvial y me dispuse a hinchar mi tabla de SUP, rápidamente me tiré al río y comencé a remar y a sentirme faraón en aguas nilíticas. Creo que al parecer he sido la primera persona en descender sus aguas en Stan Up Paddle. Pero si no es así y hubo un pionero, me da igual, pues en todo tiene que haber un primero y un segundo (incluso un tercero).

El río me ofrecía una panorámica sin meandros y con un valle poco pronunciado. Su anchura oscilaba entre trescientos y quinientos metros. Podría decirse que sus aguas eran simplemente previsibles y aunque ligeramente se apreciaba cierta corriente, en ningún caso podía a llegar considerarse rápidos. En el centro era donde más podía sentirse el desplazamiento de sus aguas y en sus rozadas orillas apenas se distinguía.

Pronto empecé a ver lo que sería la belleza del Nilo, un gran río, donde el desierto saharahui intentaba asomarse curiosamente y en ocasiones lo conseguía llegando a tocar literalmente sus aguas. La vida cotidiana del río fluía y yo con ella.

La faluca bregaba contra los vientos del norte obligándola a ceñir constantemente, de orilla a orilla, acompañada de una ligera corriente. En ningún momento los vientos fueron fuertes. Se reducían a una suave brisa.

La tabla me permitía acercarme a cualquier punto deseado, sin la más mínima complicación. Podía acceder a cualquier lugar. El sol caía lentamente sobre el horizonte envolviendo el ambiente en un halo de paz y de sosiego entre los exuberantes palmerales y el dorado e inerte desierto.

Las noches las pasaba en la faluca, donde la cubierta se convertía en una cama de dimensiones colosales. Al caer el sol buscábamos una playa amable para varar la embarcación y poder descansar bajo un cielo africano.

Me acompañaban en mi aventura dos nubios, de nombres Hamada y Tarik, que no sólo hacían navegar la faluca magistralmente, sino que también cocinaban y preparaban el té mañanero y a toda hora también. Durante una noche al calor de una hoguera en la playa, hicieron sonar una darbuka para acompañar canciones que nunca antes escuché.

En mi palear por el río podía visitar y entablar conversación en mi precario árabe. Pescadores, pastores o gentes del Nilo me saludaban, no sin cierta curiosidad, pues parecían no haber visto a nadie flotar de pie sobre sus aguas. Hasta los cruceros solían saludar efusivamente. En algunos podía apreciar incluso la envidia que les proporcionaba. Se encontraban encerrados en sus grandes barcos a modo de pecera de máximo confort, recorriendo en varios días la ruta de Luxor-Aswan y viceversa.

La tabla de SUP me proporcionaba cierta ventaja sobre la faluca. Eso me permitía adelantarme a los lugares más interesantes. Para mí todo era fascinante, pues carecía de información previa. El tercer día en la orilla izquierda (mucho menos poblada que la del margen derecho) había unos pequeños acantilados de no más de veinte metros. Allí me dispuse y cuál fue mi sorpresa, que en la propia pared había como unas cuevas o nichos excavados en ellas. Varé mi tabla y me encaramé por la pared, escalando hasta alcanzar las cuevas. Dentro pude ver unos relieves de figuras egipcias e inscripciones. La emoción me embargaba, me sentía egiptólogo, qué digo egiptólogo, me sentía Indiana Jones. Ni que decir tiene que aquel pequeño hallazgo me produjo más emoción y sensaciones que las mismísimas pirámides de Guiza.

Por supuesto que no descubrí nada, era el yacimiento de Gebel Silsileh, pero tropezarse con algo inesperado fue de las mejores cosas que me dispuso este magnífico viaje. El día anterior pude parar y visitar el yacimiento de Kom Ombo, templo consagrado al dios Sobek, con cuerpo humano y cabeza de cocodrilo, señor del Nilo y de la fertilidad. También fue la primera ciudad importante que encontré, donde pude recargar baterías y hacer una incursión urbana.

El Nilo, a pesar de estar enclavado en puro desierto, no se puede considerar un río desierto, pues alberga mucha vida. Todo gira alrededor de él. Lo extraordinario es que apenas se ven poblaciones desde el agua. Las crecidas no permiten construcciones en primera línea del cauce. Las poblaciones existen, pero no se dejan ver. Se encuentran dentro de los palmerales y zonas de huerta con cultivo variado. El río irriga las vegas a ambos lados y allí es donde la gente hace su vida. Pocos son los que visitan sus orillas. Esto genera una sensación de aislamiento y de naturaleza casi salvaje.
Tras haber digerido el viaje y ya de regreso en España, me viene a la memoria las sensaciones únicas de los atardeceres y amaneceres en el río, cuando cesan los vientos y la superficie se hace lisa y suave en tonos mercúreos que invitan impetuosamente a remar la quietud de sus aguas o saludar la rica y variada avifauna que puebla sus orillas, con sus búfalos de agua y camellos pastando la verde hierba a un paso del implacable y tórrido desierto o como las bandadas de ibis negros sobrevolaban el liso río.

Tras conocer y navegar muchos ríos por el mundo, puedo decir con conocimiento de causa, que el Nilo es un lugar único en el mundo. No es de extrañar que surgiera la historia en este lugar hace unos siete mil años. Un paraíso donde se producían los excedentes suficientes, como para poder pensar no sólo en las necesidades básicas. Un enclave aislado protegido: a un lado por el vasto y extenso Sahara y al otro por el mar Rojo, aislado de invasores y amenazas. Sol durante todo el año y agua suficiente para producir alimentos sobrantes para su población y más.

El navegarlo en SUP ha sido una experiencia que nunca olvidaré y el ir acompañado por la faluca me ha facilitado toda la intendencia necesaria para que el descenso del río se convirtiera en un auténtico placer de dioses. Todo ello con el permiso de Horus, Osiris, Isis, Thot y otras deidades que me permitieron surcar el único de los grandes ríos que fluye de sur a norte.

Mi viaje concluyó en El Cairo. A propósito, me dejé a modo de postre la visita de las pirámides de Guiza, donde Keops, Kefrén y Micerinos acabaron de bendecir mi corto, pero intenso periplo por la cultura del gran río Nilo.

¡Ven a disfrutar el puente de octubre en Kalahari!

Del 7 al 9 de octubre te proponemos que disfrutes de tres actividades con nosotros:

  • Rafting
  • SUP en ríos – Paddle surf en aguas bravas
  • Trekking de supervivencia

Incluye:

  • Material necesario para las actividades
  • Alojamientos en TIPIS noches del 7 y 8 de octubre
  • Cenas del 7 y 8 de octubre
  • Seguros R.C. y adccidentes
  • Guías especializados

Por solo 145€, aprovecha el puente y ven a disfrutar de nuestras aventuras. Además si sois un grupo de más de 6 personas obtendréis un descuento en el precio final.

Reserva llamando al  606414985

Documental completo que grabamos en el río Cabriel

Sobre la experiencia de un especialista de mar en Stand up Paddle,  SUP,  al conocer un río de aguas bravas.

Y las diferencias que supone una corriente que no cesa en un marco incomparable.

Todo transcurre en Venta del Moro y en el cañón de las Hoces del Cabriel.

Con toda la belleza de imágenes grabadas a pie de río y a vista de dron.

 

Curso de seguridad y rescate en aguas vivas
¿Sabrías que hacer en una situación de peligro en un río?
Rescatarse a uno mismo “autorrescate” día 1 y rescate a compañeros día 2.
Cómo evaluar y cómo resolver acertadamente situaciones imprevistas de riesgo en aguas vivas.
Llama a nuestra oficina o escríbenos para informarte e inscribirte.
En este vídeo del descenso de las Hoces del Cabriel tienes un poco de todo.
Aunque no es específico de seguridad y rescate, para grabarlo sí que aplicamos técnicas de seguridad y rescate… Que te diviertas!

Este viaje por el norte de Marruecos comprende unas características especiales. He intentado no crear un viaje demasiado trepidante de cada día en un lugar (al final mucho viajar y no vemos nada), sino que busco permanecer varios días en un mismo alojamiento para poder sacarle partido al destino e intentar en la medida de lo posible la mayor integración. Mezclar lo rural, lo deportivo, la costa, las ciudades que visitamos no son las típicas de Marruecos, intento evitar la adulteración del turismo en post de lo genuino, en todas ellas conozco gente local que nos facilita el acceso a su cultura ( a veces incluso de sus casas) sin dejar de comprender que en el fondo somos huéspedes de un hospitalario país con muchas más cosas en común de lo que pensábamos. Un país amable, abierto, divertido donde compartimos un mismo sentido del humor, un pueblo rico culturalmente, unas de las mejores gastronomías del mundo. Una naturaleza variada y fascinante. Un pueblo que nos conoce mejor de lo que los conocemos a ellos, donde hemos compartido parte de nuestra historia antigua y reciente.  Donde nos dejaron un legado cultural impagable, más de 25.000 palabras del castellano vienen del marroquí, no son pocas.

¿Por qué el norte? Sencillamente porque en el fondo es lo más exótico y sorprendentemente, lo menos visitado y lo más desconocido. Muchos conocen nuestro idioma y muchos son de origen andalusí  de lo cual es un motivo de orgullo. Los destinos que vas a conocer en este viaje (muchos de ellos ni siquiera vienen en guías o libros), son lugares que a través de más de 30 años trabajando como guía han sido elegidos y seleccionados por mi mismo como los más especiales. Aun así Marruecos es un auténtico enigma y todavía a día de hoy sigo encontrando lugares idílicos.

En el fondo es un pueblo regado intrínsecamente por el mediterráneo, será por eso que los españoles nos sentimos tan bién aquí o quizás porque es uno de los países más bonitos del mundo. No lo sé… lo que sí sé, es que cualquier tipo de prejuicio se esfuma cuanto pones el pie al otro lado del estrecho y esto automáticamente deja de convertirse en malo para convertirse en fascinación.

 

Españoles marroquís Joya, merhaban.
Españoles marroquís hermanos, bienvenidos.

 del 7 al 15 de octubre

Llámanos y apúntate

Si deseas vivir un día cargado de emociones y conectar con el río te proponemos hacer dos actividades en un solo día.

Por la mañana: descenso en rafting por el tramo de Tamayo, donde podrás saborear las aguas bravas del río Cabriel aprenderás a manejarte y a disfrutar en grupo por uno de los tramos más movidos de este cristalino río. 2 horas de disfrute que te darán conocimientos suficientes para conocer las peligros,  las emociones y las fuerzas de las aguas vivas.

Acabado el tramo pararemos a comer un picnic que la organización nos tendrá preparado.

Por la tarde: sin habernos quitado el neopreno comenzamos la segunda aventura: river SUP o paddle surf en río. Tras una charla explicativa sobre el funcionamiento de esta embarcación comenzaremos el descenso por un tramo de aguas vivas pero más sencillo que el anterior, es asombroso como en 5 minutos ya se le ha cogido la técnica y el funcionamiento de esta novedosa y espectacular actividad, El ir de pie sobre una tabla nos depara sensaciones muy diferentes, la visión y la sencillez del manejo  asombra a todo aquel que lo prueba. La bajada dura entre una hora y hora y media.

Tras la aventura exprés puedes decir que aprovechaste bien el tiempo y le sacaste el jugo al río. A partir de aquí veras los ríos con otros ojos, ganaras en confianza, perderás el miedo y habrás aprendido a respetarlo.

Hora de quedada: 9,45 h. En Venta del moro.
Hora de finalizada la actividad en el río: 17 h. aprox
PRECIO: 65 €

Qué traer?

  • Bañador.
  • Zapatillas deportivas par mojar (unas zapatillas viejas de deporte es suficiente), no traer chanclas.
  • Protector solar y toalla.
  • El resto lo ponemos nosotros.

Kalahari Aventuras

Kalahari Aventuras

No te pierdas el reportaje sob re nuestra actividad estrella, el SUP en ríos, que nos hicieron en España Directo de TVE el pasado 19 de mayo de 2016. En Kalahari todo es especial:

 

Kalahari os ofrece la realización de descender el río en dos días pernoctando en sus orillas. Una aventura especial para personas que deseen vivir más intensamente una experiencia personal. Una inmersión en la naturaleza pura, un fascinante viaje por un río de  aguas tan limpias que las podrás incluso beber.

Dos días y una noche en completa autonomía, nos adentraremos  en un espacio sin presencia humana, donde tú eres el principal protagonista, una desconexión total con el mundo cotidiano. El río nos llevará por territorios salvajes.

Tú eliges la embarcación, disponemos de todo el equipo necesario y de expertos guías que os acompañaran en vuestra aventura.  Según las condiciones del río y fechas disponemos de dos modelos:

  • Expedición: EL GRAN CAÑÓN (junio, julio y agosto)
  • Expedición: ISLA JABALÍ (marzo, abril, mayo, septiembre y octubre)

Consulta nuestro calendario de salidas. También lo puedes hacer cuando desees, forma tu propio grupo o si deseas exclusividad también te la facilitamos.

Kalahari

¡

Kalahari