Dos días de inmersión en la naturaleza de un río.

Primer día hora de encuentro  (depende de la época del año) suele oscilar entre las 10,00 h y las 12,00 h.

Lugar de quedada en la base de Kalahari de Venta del Moro

Recibimiento y conoceremos al resto de compañeros que nos acompañaran en esta aventura.

Reparto del material. A los participantes se les entregara el material necesario para la navegación: traje de neopreno, chaleco salvavidas, casco y pala

Embarcaciones disponibles para la  aventura:

Tabla de paddle surf. Ventajas la visión del río y puedes portar todo tu material. Inconvenientes: puedes caer fácilmente y te mojas bastante. ( Se necesita experiencia previa en SUP)

Kayak abierto autovaciable.  Ventajas. Es muy estable y puedes trasportar mucho material, inconvenientes: es más pesado, es muy estable y gira más lento.

Rafting “mínimo se necesitan 4 personas para esta opción” ventajas que no te mojas tanto y podemos portear mucho equipaje.

Kayak cerrado, inconveniente: que no puedes portear mucho equipaje y si vuelcas tienes que salir del río a vaciar el kayak. Vuelca con facilidad. (Se necesita experiencia previa)

Las embarcaciones a elegir tienen que haber sido reservadas anteriormente, en la contratación de la actividad.

Cargaremos todo el material en el carro y la furgoneta que nos llevará hasta el río. El transporte de Venta del Moro al río y la vuelta al pueblo está incluido.

Previamente habremos impermeabilizado todo el material que llevaremos en la expedición. Bien en bolsas estancas que cada uno habrá traído para sí mismo o bien podemos impermeabilizar con bolsas de plástico y precinto. Esto no es tan fiable como las bolsas estancas pero si se hace bien pueden servir.

Lo importante es que el material llegue seco al lugar donde pernoctaremos.

Una vez llegados al río nos colocaremos toda nuestra indumentaria y pondremos en nuestras embarcaciones todo el equipaje necesario. Cada uno deberá portear su equipaje en su propia embarcación.

Una vez hayamos pertrechado todo nuestro equipaje, entraremos al agua justo debajo de la presa de Contreras.

La primera sorpresa que tenemos es la pequeña presa de Miraflores por donde nos deslizaremos con nuestras embarcaciones. Atravesaremos una zona de carrizos y sauces hasta la ola (estación de aforos) donde encontraremos un brazo de agua que previamente ha sido sustraído del río en la mencionada presa y que vuelve al cauce.

Seguiremos nuestra singladura hasta llegar a la zona de los Cuchillos de Cabriel, donde nos encontraremos con espectaculares farallones de roca caliza que a modo de afilados tabiques paralelos entre sí dandole nombre al paraje.

El río nos ofrece una visión única de los Cuchillos desde su base. La torre Cabriel de un color rojizo es la primera gran pared, le sigue la torre negra estas situadas en el margen conquense. En el margen Valenciano tenemos el torreón de la moneda y la canal de las hiedras. Estas paredes están consideradas como una de las escuelas más antiguas de España en escalada clásica. Forman un estrecho con la presencia de una estructura metálica de lo que fue un día un puente y de donde podemos saltar al agua.

Tras cruzar el estrecho el río se abre de forma amplia en el valle de la Fonseca. Antigua aldea despoblada y última conexión con la civilización, porque en seguida el río se encañona en las Hoces del Cabriel.

El primer gran meandro se le llama “rabo de la sartén” y en el podemos ver la majestuosidad de sus escarpadas paredes. Durante todo el trayecto el cañón de unos 12 km. Apenas hay dos vías de escape fáciles, el resto nos aísla del mundo exterior, carecemos de contacto humano en el recorrido. Pasaremos la noche en una playa de río para continuar el descenso al día siguiente.

Nombres tan sugerentes como el kaos, paredón o purgatorio, marcan los rápidos de cañón. Nuestro ritmo lo marca el río no hay prisa consiste en disfrutar y observar cada recodo, cada meandro. Palmo a palmo saborearemos un paisaje brutal donde la madre naturaleza a modelado a su gusto la geografía del terreno.

Los rápidos pueden considerarse de grado 3º y la seguridad se establece en cada paso para ofrecer confianza y evitar cualquier susto, que no va más allá de un revolcón en aguas límpidas como el cristal.

Llegaremos al puente romano de Vadocañas, este nos marca el final del gran cañón de las Hoces del Cabriel. Continuaremos el descenso unos cinco km. Más, Hasta acabar en la aldea de los Cárceles. Justo antes de llegar tenemos un noble rápido a modo de tren de olas que nos dejará el mejor sabor de boca, pero no tanto como la buena cocina del mesón el yantar. Al cual podrán apuntarse el que lo desee al margen de la expedición, por el gran cañón.

Información adicional

Actividad de domingoBarranco acuático, Sup en ríos
  • Saco y esterilla
  • Frontal o linterna
  • Cuchillo de campo.
  • Ropa ligera y abriga para la noche (ropa térmica)
  • Bolsa estanca  (si no se posee impermeabilizaremos con otros métodos)
  • Zapatillas para mojar

Opiniones de la aventura

Todavía no hay opiniones, ¡Se el primero!

Dejar una opinión

Valoración