PLANING DE LA CONCENTRACIÓN

Hora de quedada. A las 10,00 h. en la base de Kalahari (al lado del camping) en Venta del Moro.

Los que no estén inscritos lo pueden hacer allí mismo El pago y la inscripción, venid un poco antes para evitar colapsarnos

Habrá que salir bien almorzado pues en el descenso no se para a comer hasta no haber finalizado el descenso.

 

DESCENSO DEL CAÑÓN, LAS HOCES.

DATOS

Inicio del descenso: Contreras. Bajo la presa en el Parking del Ven y Volverás

Final del descenso:  Vadocañas. Puente romano de Vadocañas.

Distancia de Venta del Moro a Contreras: 18 km.

Distancia de Vadocañas a contreras: 25 km. Parte de ellos pista de tierra.

Distancia de Vadocañas a Venta del Moro: 21 km.

LOGISTICA

Saldremos en convoy todos los coches desde venta del Moro hacia Contreras. Necesitamos que llenéis los coches lo máximo posible con gente y con vuestros materiales. Para poder desplazar los menos vehículos posibles.

Se puede dejar la ropa seca y lo que se desee en la furgoneta de Kalahari, está se encontrará al final del recorrido.

Una vez acabado el descenso en Vadocañas subiremos con las furgonetas solo a los choferes de los vehículos estacionados en Contreras, para así poder volver todos los vehículos a Vadocañas a por el resto de personal.

Cargaremos todo el material y volveremos a Venta del Moro.

 

TRAMO DE TAMAYO,  INICIADOS

DATOS

Inicio del descenso Tamayo cv 455.

Final del descenso: El tete

Distancia desde venta del moro a Tamayo: 20 km-

Distancia del Tete a venta del moro. 19 km.

 

LOGISTICA

Saldremos de La base de Kalahari en venta del Moro a las 10,30 h. siguiendo a la furgoneta de Kalahari. Al llegar a Tamayo dejaremos los vehículos.

Se puede dejar la ropa seca y lo que se desee en la furgoneta de Kalahari, está se encontrará al final del recorrido.

Una vez acabado trasladaremos solo a los choferes a Tamayo para traer los vehículos hasta el Tete donde cargaremos todo el material e iniciaremos el regreso a Venta del Moro.

 

POR LA TARDE

Podéis lavar vuestros materiales en la base de Kalahari y utilizar las duchas.

A las 20,00 encenderemos el fuego. Para la BARBACOA, mientras se van asando las carnes y embutidos (a destacar la güeña, un producto autóctono) podremos degustar unos cuantos vinos de la comarca. También habrá verduras para los menos proteínicos.

Sobre las 9,30 cenaremos  una exquisita barbacoa a base de carnes y embutidos del pueblo, regados de un vino bobal, ecológico que hace nuestra vecina.

Pondremos música con vinilos de los de antes, toda la discografía es del siglo pasado, no esperéis reguetón. Aquí mezclaremos el vino con la aventura y unas buenas risas.

 

 

 

 

Dejémoslo bien claro, no vendemos riesgo, vendemos aventura y como su propio nombre indica es una acción o un deporte de resultado incierto. Mostramos la naturaleza sin domesticar, tal y como es. Para ello nos servimos de embarcaciones, arneses o cuerdas. Si alguien pretende que le garanticemos la seguridad total, le respondemos: Que simplemente eso no existe en ninguna faceta de la vida, ¿cómo la vamos a ofrecer nosotros?. Las actividades o aventuras que ofrecen las empresas de turismo activo, y que algunos por darle enjundia les llaman malamente deportes de riesgo, (como si los otros deportes carecieran de riesgo alguno). Un simple partido de fútbol de solteros contra casados genera diez veces más de lesiones que nuestros deportes de aventura. Recientemente ha habido un fallecido practicando rafting en Montanejos (río Mijares, Castellón) los medios de comunicación se han encargado de difundirlo como si nunca hubiera habido un fallecido practicando deporte.  Al parecer el pobre hombre murió de un ataque cardíaco, algo imposible de detectar previamente. A cualquiera que trabajamos en este maravilloso oficio de guía nos podría haber pasado, aun teniendo la mayor experiencia y conocimientos sobre el medio, nadie queda exento de un incidente de tal calibre. Esos mismos medios de comunicación no resaltan la cantidad de fallecidos, por diferentes causas, que producen los deportes convencionales. En comparación con los deportes de aventura no hay parangón. El guía  es el primero en extremar el cuidado de sus clientes, sin eximirse de la dificultad que ofrece el paso o el lugar en sí.  Los consumidores de estos deportes son conscientes de que también deben de poner la atención sobre lo que están haciendo y actuar en precaución, porque saben que hay un factor que no depende del guía, ni de las herramientas que utiliza, sino de la propia naturaleza cambiante y caprichosa. Por eso y porque las estadísticas nos lo confirman practicar deportes de aventura es menos lesivo que el fútbol.” Con todos nuestros respetos al fútbol y sus practicantes”.

 

Nadie ni nada puede contener la furia de las aguas, el agua siempre busca su camino e interrumpirlo supone enfrentarse al mayor de los elementos.

Treinta años llevo observando ríos, estos me hablan y me susurran. En su murmullo me advierten que lo que un día se nos antoja placentero, sinuoso y amable puede convertirse de un día para otro en un cauce devastador y aniquilador sin piedad ni freno, ellos solitos junto a los vaivenes telúricos socavan y modelan la tierra a su capricho dándole forma, convirtiendo su poder en la más bestia de todas las fuerzas.