¿Qué porque nos vamos a Albania?

Porque Albania la fundó uno de Albacete. Harto de que el diminutivo ete le diera poca formalidad y cachondeo al nombre de su provincia. Decidió con su parienta emigrar a tierras lejanas y crear un lugar con un nombre más poético “Albania”. Al principio les fue bien pero a la mujer en seguida se le subió el cargo a la cabeza y se volvió una déspota. Fundando una ciudad con sus propios atributos. “Tirana” y la hizo capital. A los cuatro días los habitantes de esa región balcánica les dieron una patada en el culo y los echaron al Adriático. Aunque el nombre prevaleció, no por gusto sino por no cambiar escrituras, ni papeles parece ser. Al menos eso cuenta la leyenda.

Bromas aparte nos dirigimos en busca de nuevas aventuras. El equipo de la expedición lo conforman: Fabio Belli uno de los viajeros más experimentados que conozco, Carles Pardo compañero en kalahari que ya anduvo conmigo por aguas del Nilo, Guillermo Rabadán un nuevo miembro de kalahari, puro entusiasmo y una promesa en el mundo de la aventura, y uno mismo que suscribe estas palabras Antonio Robledo Zapa. El objetivo de este viaje es conocer y a ser posible poder descender parte del último río salvaje de Europa. El Vijosa en Albanés o el río Aoos  así llamado en Grecia, la última perla a la cual no ha sometido el hombre con sus construcciones. El último río sin presas que baja puro desde las montañas balcánicas al mediterráneo. Queremos descenderlo en tablas de SUP antes de que construyan las 5 presas que hay proyectadas. Como veis la mano insaciable del hombre no tiene límites, la la codicia se impone ante lo que es para mí, la autodestrucción sistémica del mundo que nos da cobijo. Con está acción queremos dar a conocer y denunciar lo que puede pasar en este rincón olvidado de Europa.

Somos conscientes de que no es el mejor momento, por la época del año para viajar a Albania. Calor no vamos a pasar, eso está claro. Pero quizás nos sirva de avanzadilla para un posible viaje en primavera abierto a las gentes que nos quieran acompañar, eso se verá, y os mantendremos informados, si así lo decidimos.

El domingo volamos a Bari (Italia) y ahí tomaremos un ferry que nos llevará durante toda la noche a Tirana, la capital. Donde alquilaremos un vehículo que nos traslade al río Vijosa. En todos, es nuestro primer viaje a este singular y enigmático país. Os iremos contando nuestras aventuras y desventuras por las redes, si la madre tecnología nos deja.  ¡VIVA ALBANIA!

Zapa

Este verano ando sumergido en dos viajes a la vez. Uno es: navegando con Magallanes, dando la vuelta al mundo. Viajando en su biografía y en las letras de un fascinante libro del alemán Estefan Sweig.

Y el otro es:  la travesía del océano Pacifico en tabla de paddel  surf en solitario. Mi amigo Antonio de la Rosa en estos momentos  se encuentra en medio del pacifico intentando llegar a la otra orilla. Lo conozco de aventuras por los ríos. Le gusta practicar el river SUP también.

Aunque no es lo mismo, ni el mismo contexto les encuentro cierto símiles épicos de conquistar lo conquistable.

Este año se celebra el 500 aniversario de la vuelta al mundo, un viaje que sirvió principalmente para demostrar que la tierra era esférica. Es apasionante la vida de este genial marino ¿cómo logro convencer al rey de España para sufragar esa gran empresa que proponía un renegado portugués?

Antonio de la Rosa tiene nombre de navegante. De navegante de interior, su origen Pucelano así lo suscribe. Divertido y entrañable es uno de esos tipos que hace sentirse bien a toda la gente que le conoce o que lo rodea. Siempre anda con una sonrisa quitándole hierro a todo, ¿no es de extrañar después de los líos en que se mete este muchacho?

A día de hoy lleva 64 días remando en solitario rumbo a Hawái, partió del puerto de San francisco y se encuentra a punto (si las fuerzas del mar se lo permiten) en un mes conseguir su increíble objetivo: Cruzar el pacifico.

La embarcación que se ha hecho construir, no es como una tabla de SUP normal,  es un prototipo que le han hecho para poder permitirle realizar, tal hazaña. La parte de delante tiene cierta forma de supositorio. Esto es un mini camarote, donde apenas cabe. Le sirve para dormir, refugiarse, cocinar, potabilizar el agua y dispone del equipo tecnológico necesario para estar en contacto a diario con el mundo. Cada día emite sus crónicas desde su facebook. @Antonio de la Rosa, os lo recomiendo.

Magallanes tardó 100 días en cruzar el pacifico tras atravesar el temible estrecho que lleva su nombre, en la junta de los dos océanos rugientes. Partieron de ahí hacia las Islas Molucas. Con muy pocos alimentos, 19 murieron de hambre, el resto famélicos llegaron a comer serrín. Metían sus cinturones de cuero en agua de mar para ablandarlo y luego los partían en trozos, cocinándose lo último que les quedaba. Pero tras esa centena de días arribaron a las Filipinas, donde les esperaba el paraíso, las especias y su propia vida. Fue Enrique su esclavo Moluqueño quien fue la primera persona en dar la vuelta completa al mundo, literalmente, condenado al ostracismo.

Y cien días más o menos es lo que le llevará a Antonio cruzar el mismo Océano, esperemos que Antonio no se tenga que cocinar sus propias sandalias. Ambos se merecen mis respetos como aventureros. Uno fue navegante hasta lo desconocido y el otro, la proeza de estar solo a miles de kilómetros de cualquier lugar. Si pensamos que solamente los astronautas se sienten más desolados que él, podemos alcanzar el nivel de aislamiento sometido. En su infinito palear solo una línea en el horizonte, mucho que pensar, mucho que remar. Pero sigue y sigue el navegante erguido en busca del lugar más cercano para poder beberse de un trago, una cerveza bien fría, Sé que ese es tu verdadero y objetivo, Antonio, Aquí te esperamos de regreso pronto.        Un abrazo.

 

Zapa Toni  Kalahari

Hace algo más de dos años, sentado en mi lugar favorito, recibí un mensaje por el facebook, comentándome la posibilidad de descender el río Gambia en stand up paddle – SUP.

Consistía en montar una expedición bajo mi dirección técnica como especialista en ríos, viajes y expediciones. Aquella misma noche no pude dormir pensando en ello.