Hotel (Ajeno a Kalahari), No necesito alojamiento, Tipi
Donde dormir
  • El descenso de barranco o barranquismo es una forma de descender un cañón aprovechando el agua que porta. Aprenderás a seguir los movimientos y a amoldarte a las situaciones que nos depara el  circuito del agua que este forma.Unas de las ventajas de este cañón es que te permite evitar cualquier maniobra. Siempre tiene un camino alternativo que nos lo hace más sencillo, por tanto tú eliges la dificultad.Las maniobras pueden ser deslizarse por toboganes naturales que diseña el transcurrir del agua, saltar a pozas desde salientes de roca o sumergirse en un sifón para aparecer en otra poza. Todas estas maniobras hacen del barranco de las chorreras un parque acuático natural divertido y fácil.Siempre seguiremos las explicaciones e indicaciones del guía, este es conocedor de todos los verigüetos del agua durante el descenso.No se necesita cuerdas, es un barranco encañonado en una pequeña sección y luego se abre espectacularmente manteniendo el desnivel en todo momento.

    Barranco de Las Chorreras ( Enguídanos- Cuenca): descenso de este cañón de tipo acuático, donde realizaremos diferentes saltos a pozas, toboganes naturales y sifones sumergidos.

Bajamos el barranco de las Chorreras del Cabriel, este cañón puede que sea de los más bonitos y seguros de España. Su morfología es realmente increíble, se asemeja a un queso gruyere; Lleno de agujeros comunicados, pozas para saltar y espectaculares cascadas.

Es el cauce original del Cabriel, pero su caudal es el de un barranco. Una presa desvía el caudal a una central y solo sueltan el mínimo ecológico (medio metro cúbico de agua  por segundo, aproximadamente) El barranco esta excavado en una roca llamada toba. Muy erosionable, tallándose en   formas caprichosas y con un color marrón rojizo muy peculiar. Pero lo auténtico del barranco es el color verde turquesa de sus limpias aguas, formándose pozas ideales para el salto.

Técnicamente es un barranco fácil, aunque puedes complicártelo lo que quieras, ya que hay toboganes de hasta ocho metros y saltos a pozas de doce metros, pero si no quieres tanta adrenalina siempre hay caminos alternativos.

La seguridad está garantizada ya que es un barranco abierto y con numerosas vías de escape en caso de crecida repentina. Posee un desnivel de unos ciento diez metros desde su inicio hasta el final y no tiene rápeles.

  • Bañador
  • Zapatillas de deporte o botas de montaña, bien sujetas al pie que se puedan mojar  y que no resbalen (no se podrá hacer con chanclas, escarpines ni zapatillas de río)
  • Protector solar
  • Toalla
  • Agua y comida para llevar a la actividad
  • Y ganas de disfrutar de un maravilloso entorno.

Opiniones de la aventura

Todavía no hay opiniones, ¡Se el primero!

Dejar una opinión

Valoración